Todo tiempo pasado fue mejor

¿Por qué las primeras temporadas de ‘Los Simpson’ son las mejores?

Los Simpson

El mundo de la televisión es muy extraño, existen shows que pueden durar menos de 6 episodios porque el público simplemente no estaba interesado, otros tienen una gran primera temporada pero pierden el camino en la segunda y luego están aquellos que llevan años al aire y no nos explicamos que es lo que los ha mantenido así.

Los Simpson tiene ya 31 años de estar todas las noches presentes en nuestras pantallas y aunque Homero, Marge, Bart, Lisa y Maggie todavía logran distraernos de nuestra rutina diaria, siempre encontrarán un comentario entre los fans que parece repetirse sin cesar:

Las primeras temporadas fueron excelentes.

Allá a finales de los 80’s, cuando Homero estaba en la ruina pero logró salvar la navidad adoptando al Ayudante de Santa, nadie había visto algo como Los Simpson, una versión animada de The Honeymooners que no diluía las situaciones reales con comedia barata como lo habían hecho Los Picapiedra. Podías relacionarte con la rebeldía de Bart, el amor de Marge o hasta el placer que Homero sentía por una Duff bien fría, es por eso qué el show explotó y se volvió en LA serie del momento.

¿Por qué las primeras temporadas de ‘Los Simpson’ son las mejores?

Así continuó por aproximadamente 8 temporadas (yo podría hacer un argumento por 10 temporadas) lo cual es un tremendo logro en la televisión pues los reto a encontrar un show que mantenga esa calidad más allá de 5 temporadas. Capítulos como cuando Bart logra pasar al quinto grado, la historia de amor de Homero y Marge, Lisa diciendo su primera palabra o cuando Bart trabajó para la mafia son ya parte de la historia popular de la TV y cuando mataron al señor Burns todos esperamos meses para descubrir quién lo había hecho.

Pinterest
Los productores anuncian que usarán actores de color para dar voz a personajes de color en la serie

Era casi imposible señalar un capítulo aburrido y cientos de momentos y frases de esas temporadas se volvieron vocabulario obligado para los fans en cada aspecto de sus vidas porque Los Simpson eran un reflejo de esta.

El problema vino con ese espantoso episodio sobre “el verdadero Skinner”, considerado por todos como el final de la serie porque era obvio que los escritores ya no estaban tratando de imitar a la realidad.

Durante las dos décadas que le siguieron, el show continuó, pero ya no era lo mismo, había un par de buenos capítulos rodeados de pésimos o poco memorables y parece que se dio un cambio entre la “generación Simpson” que vivió esas primera década, y la generación actual que ha logrado convencer a Fox de renovar el show año tras año.

Tal vez el secreto del show es su capacidad de reinventarse para cada época, sería difícil comparar al Bart de la primera temporada con el actual, Homero de ahora parece un personaje completamente diferente al original y a lo mejor por eso la familia más famosa de Springfield vivirá por siempre.