DiCaprio comenzó como todos, con ese sueño de convertirse en el actor más famoso, pasó por series y películas acordes a su niñez, aunque algunas mostraron su aprecio por el buen cine con roles más serios que dejaron impresionado incluso al gran Robert DeNiro. En cuanto le pegó la adolescencia, Hollywood lo quería para ser el nuevo rompecorazones y lo logró con cintas como El hombre de la máscara de hierro y Romeo + Julieta -cuya enemistad con su coprotagonista femenina, Claire Danes, es legendaria aunque en pantalla no lo demuestran- pero “Leo” conquistó al mundo abordando la historia de amor más grande de todos los tiempos.

Leonardo DiCaprio: El rey de Hollywood

Su trabajo en Titanic se dio porque el director James Cameron quería al actor juvenil que más hiciera gritar a las fans adolescentes y todo director de casting apuntó al joven de cabellera rubia. Por suerte, DiCaprio pudo demostrar que era mucho más que una cara bonita.

Tras el arrasador éxito de Titanic, Leonardo rechazó películas como Spider-man, 10 cosas que odio de ti y volverse Anakin Skywalker en la segunda precuela de Star Wars. Esto en realidad habría creado a un DiCaprio totalmente diferente del que conocemos hoy en día.

Pinterest
Leonardo DiCaprio's organization will donate $3 million to Australian wildfire relief.

Leonardo estaba más interesado en participar con grandes directores como Steven Spielberg (Atrápame si puedes) y Martin Scorsese, con quien formó una gran relación laboral que nos dio tremendas películas como Pandillas de Nueva York, El Aviador, Shutter Island y El Lobo de Wall Street, cintas que elevaron el perfil del actor a aquel de superestrella dejando en el olvido al rompecorazones juvenil de los 90’s.

Y es que Leonardo DiCaprio no lo ha expresado como tal pero si deja claro que prefiere no trabajar por un largo periodo que aceptar cualquier cosa. A pesar de ser fanático de los cómics y superhéroes, será prácticamente imposible que lo veamos participar en una película de Marvel o DC, a quienes ya rechazó recientemente cuando le ofrecieron protagonizar Joker.

Otra cosa que no parece llamar mucho su atención es ser el héroe ya que varios de sus personajes son anti-héroes como Rick Dalton en Había una vez en Hollywood o simplemente despreciables villanos como Calvin Candie en Django Sin Cadenas -ambas de Quentin Tarantino- donde DiCaprio se cortó la mano filmando una escena y ordenó que no dejaran de filmar pues esto la haría más aterradora.

Pinterest
Leonardo DiCaprio in "Django Unchained"

Una de las cosas más comentadas entre los amantes del cine era “¿Cuándo ganaría un Oscar?” ya que había quedado nominado varias veces pero parecía que la estatuilla dorada lo eludía. Fue hasta que aceptó participar con otro de sus directores favoritos, el mexicano Alejandro González Iñárritu, que la suerte estuvo de su lado y finalmente la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas le otorgó su preciado Oscar.

Aunque Oscar o no, la realidad es que Leonardo ya tiene su lugar en la historia del cine como uno de los más grandes actores de los últimos 30 años y eso nadie lo puede negar.