Shakira y Antonio de la Rúa: un repaso a su relación

Shakira y Antonio de la Rúa
diciembre 12, 2020 - 15:03 / Héctor Pérez

Durante varios años la relación romántica de Shakira y Antonio de la Rúa fue muy comentada en los medios de comunicación, pues la cantante estaba comenzando a consolidar la exitosa carrera musical que hoy en día tiene y se decía que de la Rúa, quien también era su manager, tenía una gran responsabilidad en esos éxitos.

Shakira comenzaba su ascenso a la fama internacional, especialmente en el mercado estadounidense, con su disco Laundry Service cuando conoció a Antonio de la Rúa. Cuatro años mayor que la cantante, la nueva pareja de Shakira era el hijo del expresidente argentino Fernando de la Rúa, que había ayudado a su padre durante su criticada campaña política.

A partir de entonces, De la Rúa pasó a ser el manager y asesor de la cantante. Además de dar forma a una fulgurante carrera, la pareja construyó una sociedad conyugal con numerosas propiedades inmobiliarias en Las Bahamas, Barranquilla, República Dominicana, Punta Este, Miami y Nueva York.

Shakira y Antonio de la Rúa: un repaso a su relación

Su ruptura oficial llegó en enero de 2011, después de once años y en medio de numerosos rumores de infidelidades, con el huracán Piqué persiguiendo a Shakira por medio mundo. Un mes después de la sonada separación con De la Rúa, aparecieron las primeras evidencias de ese wakarumor que había intentado desmentir meses atrás y que ya era imposible de esconder: su noviazgo con Piqué.

Shakira y Antonio de la Rúa

Tras una relación de más de 11 años, en el 2010 Shakira y Antonio anunciaron el fin de su noviazgo. A mediados de 2011, apenas unos de meses después de que se hiciese oficial la ruptura con Shakira, Antonio se sinceró con unos amigos que filtraron a la prensa colombiana que el empresario se había enterado a través del asistente de la cantante de su infidelidad con Piqué y de su deseo de terminar la relación. De la Rúa se quejaba de que no hubiese sido ella la que se lo hubiera reconocido y no dejaba precisamente en buen lugar a la que había sido su chica durante una década.