Fue un 23 de septiembre que el mundo conoció a las tres familias de esta serie a través de un primer episodio que inteligentemente dio un giro a la ya gastada pantomima del falso documental que comenzó gracias a la versión británica de The Office. Desde entonces quedamos enamorados de cada uno de sus personajes, desde la sensual pero gritona Gloria hasta la pequeña nerd que era Alex Dunphy.

Modern Family: ¿De la gloria al olvido?

Modern Family exploraba de forma cómica pero no exagerada la interacción de los diferentes tipos de familias que podemos ver en la actualidad, el patriarca estrenando su segundo matrimonio con una mujer más joven que él, la hija neurótica con la típica familia con tres hijos y el hijo gay con su pareja y su recién adoptada bebé. Rompió con todos los esquemas de las sitcoms estadounidenses que le precedieron y trataba a estos personajes con respeto.

Algo que reinó era que las historias de cada capítulo estaban basadas en problemas que podían pasarle a cualquiera: tener que lidiar con ser padres primerizos, querer conectar con tu hijastro o tratar de no parecer la villana en las vidas de tus hijos. Nos hacían reír y al final nos dejaban con el corazón lleno de ternura y una lección que tal vez podíamos aplicar a nuestra propia vida. Es por esto que Modern Family dominó las temporadas de premios durante sus primeros años, pero como ocurre con todo, lo bueno no dura para siempre y la decadencia del show llegó por ahí de la cuarta temporada.

Pinterest
El elenco de Modern Family

Si, Gloria (Sofía Vergara) era la clásica mamá latina joven que tenía mucho más que solo ser escultural pero para el cuarto año algo sucedió que de pronto el personaje más querido del show estaba haciendo cosas que se salían de todo lo que había sido antes. Poco a poco notamos lo mismo con el resto de los personajes.

Ok, los niños tienen que crecer y evolucionar sus personalidades pero dos curiosamente los dos hombres menores del elenco comenzaron a volverse un cliché puberto a tal grado que la producción decidió empujarlos atrás para enfocarse en los demás, y esto continuaron haciendo por los siguientes 6 años: cuando un personaje bajaba del gusto del público o se les acababan las historias eran olvidados por capítulos y muchas veces eso ocasionó que las historias principales fueran aburridísimas lo cual es impresionante porque hubo un capítulo sobre una convención de persianas que resulta ser uno de los mejores de las primeras temporadas ¡¿qué ocurrió?!

El show tuvo uno que otro repunte como ese capítulo hecho exclusivamente en videoconferencias (mucho antes de la pandemia) que nos hizo creer que los escritores todavía tenían un poco de gasolina para el motor pero con 22 capítulos en una temporada, esos brotes de genialidad fueron bastante esporádicos y para las temporadas finales los ratings estaban por los suelos.

Modern Family abrió la puerta para que las grandes cadenas dieran oportunidad a shows que mostraran la variedad de familias que existen en Estados Unidos, destruyó el mito de la esposa joven que solo está con él por el dinero, fue una plataforma para el apoyo a la adopción homoparental y nada de eso se debe olvidar, pero el gigante terminó siendo un insignificante enano cuyo capítulo final fue visto por unos pocos leales fans y curiosos de ver como concluiría la historia.