Two and a Half Men ¿Con o sin Charlie Sheen?

 Television show Two and a Half Men
marzo 23, 2021 - 09:29 / Héctor Pérez

Muchas veces necesitamos distraernos con la forma más básica de comedia y sin duda, Two and a half men fue esa clase de show que nos mostraba personajes que despreciaríamos en la vida real pero nos hacen doblarnos de risa en la televisión.

Con la premisa de un hermano que pide asilo en la lujosa casa de su exitoso hermano después de un doloroso divorcio que lo dejó sin un centavo, esta serie nos daba esa clase de dinámica tipo “la pareja dispareja” donde uno de ellos es un simple, tranquilo y mojigato hombre mientras que el otro es un torbellino sexual de sarcasmo.

Two and a Half Men ¿Con o sin Charlie Sheen?

En un caso de “el arte imitando a la vida”, así eran los actores Jon Cryer y Charlie Sheen, ambos estrellas juveniles de películas como Ferris Bueller y Sixteen Candles que años más tarde se volverían a encontrar en las comedias de Loca academia de pilotos parodiando todo tipo de películas de acción militar.

Quince años después, estos extraños amigos compartirían crédito en el proyecto producido por Chuck Lorre que les daría la fama que estuvieron persiguiendo por 30 años. Pero la pregunta surge ¿El show era bueno por la interacción de la dupla o era exclusivo por el talento cómico de Charlie Sheen?

'Two and a Half Men'

Si, Alan Harper y su pésima suerte en la vida eran hilarantes pero no vamos a mentir si decimos que veíamos el programa por Charlie. El querer saber en que clase de problema metería a su familia o que “mala lección que terminaría siendo correcta” le daría a su sobrino, es más, queríamos ver a que mujer conquistaría esa semana. Cierto, Charlie está muy lejos de ser un modelo a seguir pero su visión ácida de la vida es algo que muchas veces queremos aplicar en nuestra propia realidad ¡al diablo las consecuencias!

Ya ha sido muy comentada la historia de como la adicción de Charlie Sheen lo llevó a tener una de las peleas más publicitadas de Hollywood con Chuck Lorre; sabemos sus comentarios bizarros como que “es un hechicero sideral con sangre de tigre corriendo por sus venas” y como él vive “ganando”, pero nosotros definitivamente perdimos algo. Su salida del show cayó como golpe para los fans y la llegada de Ashton Kutcher al programa no ayudó gran cosa. Los ratings fueron buenos y Ashton es gracioso en su propio estilo de “niño bonito con poco cerebro” que ha desarrollado desde That 70’s show, pero una vez que le quitas la chispa a algo, jamás la vuelve a recuperar.

Two and a half men se terminó convirtiendo en dos shows completamente distintos, incluso Alan Harper actuaba como un personaje distinto sin la presencia de su hermano.