Los duques buscan generar un cambio positivo…

Harry y Meghan Markle atacan a las redes sociales por “crisis de odio”

Harry y Meghan Markle atacan a las redes sociales por “crisis de odio”

El príncipe Harry está preocupado por la “crisis de odio” que generan las redes sociales y está buscando parar sus ingresos económicos. En un artículo publicado esta semana, el duque de Sussex anunció que, junto a su esposa Meghan Markle, busca evitar que grandes compañías se anuncien en plataformas digitales. Harry señaló que “el panorama digital no está bien”.

Desde que anunciaron su noviazgo, el príncipe Harry y Meghan Markle han sido dos de las personas más atacadas en redes sociales. Su reciente salida del círculo activo de la realeza y la próxima publicación del libro Finding Freedom: Harry and Meghan and the Making of a Modern Royal Family solo ha empeorado su aprobación en círculos digitales. Por ello, no extraña saber que los duques de Sussex han decidido ocupar su increíble poder mediático para intentar generar un cambio en las plataformas digitales. En un artículo de opinión reciente, Harry anunció que la pareja está trabajando en un proyecto con el que buscan evitar que grandes compañías se anuncien en redes sociales y así atacar la “crisis de odio, salud y verdad” que las plataformas han contribuido a avivar.

Harry y Meghan Markle se lanzan contra las redes sociales

En un artículo para la revista de negocios Fast Company, el príncipe Harry aseguró que es importante “revisar el impacto que el mundo digital tiene en el mundo físico”, incluyendo el papel que las redes sociales han tenido sobre la generación de una “crisis de odio” global.

Pinterest
El príncipe Harry y Meghan Markle en un viaje público a Marruecos, en 2019.

El duque de Sussex también comentó que, desde hace un mes, él y su esposa se han reunido con líderes empresariales y ejecutivos de marketing para pedir que corten los ingresos de publicidad que ayudan a mantener en activo importantes redes sociales.

“El panorama digital no está bien y empresas como las suyas tienen la oportunidad de reconsiderar su papel en la financiación y apoyo a las plataformas online que han contribuido, avivado y generado las condiciones para una crisis de odio, crisis de salud y crisis de verdad”, escribió el duque de Sussex.

“No debería verse como una coincidencia que el auge de las redes sociales haya ido acompañado de un aumento en la división entre nosotros de manera global. Los propios algoritmos y herramientas de recomendación de las redes sociales pueden llevar a las personas hacia el radicalismo y el extremismo”.

Pinterest
El príncipe Harry y Meghan Markle en el Castillo de Edimburgo, en 2018.

Aunque el príncipe no detalló con cuáles compañías se había puesto en contacto, sus palabras coinciden con la salida de empresas como Adidas, Bayer y Ford de la base de anunciantes de Facebook. 

“Las empresas que pagan por anuncios online deben reconocer que nuestro mundo digital tiene un impacto en el mundo físico: en nuestra salud colectiva, en nuestras democracias, en la manera en que pensamos e interactuamos entre nosotros, en cómo procesamos y nos creemos la información”, señaló. 

Las propuestas del príncipe Harry para mejorar el ambiente tóxico en redes sociales

Si bien Harry considera que es necesario una “reforma digital significativa”, el duque afirmó que el panorama actual no puede esperar a que esta se evalúe y apruebe en instancias legales, por lo que la implementación de una iniciativa como la que él y su esposa promueven es necesaria para “tomar los siguientes pasos”.

Pinterest
Meghan Markle y el príncipe Harry en el evento Your Commonwealth Youth Challenge, en 2018.

“Nuestra esperanza es que este sea el inicio de un movimiento con el que nosotros como personas coloquemos la comunidad, la conexión, la tolerancia, la empatía, la alegría y la bondad por encima de todo. Internet nos ha permitido estar unidos; ahora estamos conectados a un vasto sistema nervioso que, sí, refleja nuestro bien, pero con frecuencia también magnifica y alimenta nuestros males”, se lee en la columna publicada esta semana por la revista estadounidense. “Podemos y debemos alentar a estas plataformas a que se rediseñen de una manera más responsable y compasiva. El mundo lo sentirá y todos nos beneficiaremos”.