Sigue rompiendo las tradiciones de la realeza…

Meghan Markle hace historia como la primera “royal” que vota en una elección

Meghan Markle hace historia como la primera “royal” que vota en una elección

Meghan Markle continúa rompiendo las convencionalidades de la Corona británica y haciendo historia. Esta mañana, la duquesa de Sussex se convirtió en la primera “royal” que participa activamente en una elección de Estado, al emitir su voto en la contienda por la presidencia de Estados Unidos.

Meghan Markle ha hecho historia en la monarquía británica… una vez más. Después de alejarse formalmente de sus actividades como miembro de la realeza junto a su esposo, el príncipe Harry, la duquesa de Sussex ha roto con otra de las múltiples tradiciones que rodean a la realeza y se ha convertido en la primera “royal” que participa en una elección pública, al emitir un voto en la contienda por la presidencia de Estados Unidos.

Meghan Markle: la primera “royal” que vota en una elección

De acuerdo con una fuente cercana, Meghan Markle se convirtió esta semana en el primer miembro de la realeza británica que se involucra en una elección de Estado y emite un voto.

Pinterest
Meghan Markle en su visita a la Escuela Robert Clack de Londres, en 2020.

Según publica Newsweek, la también actriz respondió a sus obligaciones cívicas como ciudadana estadounidense y votó en las elecciones presidenciales del país americano, disputadas este día entre el demócrata Joe Biden y el presidente republicano Donald Trump.

Aunque la fuente no comentó de qué forma votó Markle –considerando las múltiples vías que el electorado estadounidense tiene para participar en votaciones–, esta sí aseguró que la esposa de Harry y madre de Archie emitió su decisión en tiempo y forma.

La tradición que Meghan Markle rompió al votar en las elecciones de Estados Unidos

Con su voto, Meghan Markle no solo marca un hito en la realeza, también rompe una larga tradición que impide a los miembros de la familia real inmiscuirse activamente en asuntos políticos.

Pinterest
Meghan Markle en su visita a Johannesburgo, en 2019.

“Como cabeza de Estado, la reina ha decidido mantenerse estrictamente neutral con respecto a asuntos políticos”, se lee en la página de internet de la familia real. “La reina no vota ni participa en cualquier elección”.

Aunque no se trata de una ley ni una regla, esta norma se había mantenido en las últimas décadas, convirtiendo este “acto de rebeldía” de Markle en un necesario cambio de dirección para las anticuadas tradiciones de la monarquía.