Su amistad con Jeffrey Epstein ha dejado una mancha negra en la vida del Príncipe

Las campanas de Westminster no sonarán en honor al Príncipe Andrew

Príncipe Andrés. 

El tercer hijo de la Reina Isabel y segundo hijo barón se ha convertido en una de las figuras más controversiales de la familia real en los últimos años. Sus nexos con el empresario Jeffrey Epstein lo han exiliado fuera de la vida pública y parece que su situación no cambiará próximamente.

Cada año las campanas de la icónica Abadía de Westminster replican en honor a los cumpleaños de doce miembros de la realeza, la Reina Isabel, el Príncipe Felipe, sus cuatro hijos Edward, Andrew, Ana y Carlos, su esposa Camilla y la familia del Príncipe William. Sin embargo este año no será así.

Las campanas de Westminster no sonarán en honor al Príncipe Andrew

En primer lugar, la pandemia del coronavirus ha disminuido las actividades religiosas y esto incluye a la famosa Abadía. Por ello se está considerando que únicamente se celebre de esta forma los cumpleaños de la Reina, del Príncipe Felipe, de Carlos, de William y de George. En segundo lugar, el hecho de que las campanas replicaran en honor al cumpleaños número 60 del controversial príncipe despertaron la molestia de la población después de su asociación con el fallecido Jeffrey Epstein y sus cargos por abuso y prostitución.

Pinterest
El Príncipe Andrés en 2003

El nombre de Andrew, salió a relucir en el juicio del empresario después de que una mujer, llamada Virginia Giuffre, declarara que fue forzada a intimar con el príncipe en tres ocasiones. A pesar de que el Palacio de Buckingham declaró en un comunicado que refutaban las acusaciones, el Príncipe Andrew renunció a sus labores como miembro oficial de la realeza desde 2019.

Pinterest
El Príncipe Andrés en la conmemoración de la Batalla del Somme en 2016

Es poco probable que Andrew vuelva a la vida pública en un futuro cercano, pues las acusaciones han despertado la molestia de la población quien sigue esperando que la familia real tome medidas más estrictas y definitivas. Por lo pronto, el cumpleaños del príncipe pasará desapercibido públicamente.