La Duquesa de York, Sarah Ferguson pasó de ser la favorita de la familia real, a una de las más problemáticas a un miembro un tanto olvidado en los últimos años. Nacida de una familia aristócrata, el destino de Sarah estaba prácticamente escrito, pero lo que no estaba escritp en su destino, era como iba a manejar su vida y el papel que jugaría en una de las monarquías más importantes del mundo.

Sarah Ferguson: así lucía la Duquesa de York de joven 

Ferguson conocía a la familia real desde que era pequeña, incluyendo por su puesto a su futuro marido, sin embargo no había una relación cercana entre los dos hasta la década de los ochenta cuando coincidieron en en Royal Ascot de 1985. Sólo un año después la pareja anunció su compromiso, el cual causó gran conmoción en el Reino Unido gracias a la carismática personalidad de Sarah.

Pinterest
Princess Beatrice Looks Like Mum Sarah Ferguson On Wedding Day!

Además de su explosiva personalidad, Sarah llegó para modernizar a la monarquía y uno de sus primeros actos fue hacer una despedida de soltera algo que nunca se había visto en la historia de la realeza. También cambiando un poco la tradición, el Príncipe Andrés decidió diseñar él mismo el anillo de compromiso a diferencia de muchos de sus antecesores y familiares que optaban por usar anillos pertenecientes al tesoro real. Como dato curioso, el anillo que le dio a Ferguson tenía un rubí que hacía honor al característico cabello roko de la Duquesa.

Pinterest
Sarah Ferguson, Princess Beatrice, and Prince Andrew on 22.08.1988.

La pareja se separó 10 años después en 1996, y a pesar de que la siguiente década Sarah Ferguson protagonizó los tabloides británicos con polémicas tras polémicas, sin embargo tanto Sarah como Andrés siguen siendo excelentes amigos e increíbles padres para sus hijas las princesas Eugenia y Beatriz.