Nunca la dejaremos ir

Reseña: 'Titanic' es la receta para una película perfecta

Titanic

Después de casi 25 años, se puede asegurar que no existe nadie en este mundo que no haya oído hablar de Titanic. La película escrita y dirigida por James Cameron fue un evento cinematográfico que explotó cualquier récord de taquilla antes que nadie y también se coronó con 11 premios Oscar.

¿Pero qué es lo que hace que esta película no se pierda en el océano de películas que han salido desde entonces?

Este proyecto nació de la pasión del director por todo lo relacionado con uno de los desastres navales más grandes y trágicos del siglo XX, el supuesto barco “imposible de hundir” cobró la vida de 1,200 personas y había despertado el interés de varios investigadores para entender como sucedió.

Titanic es la receta para una película perfecta

Si a esto sumamos el hecho de que Cameron tiene una tremenda habilidad para contar historias simples que llamen la atención de todo tipo de audiencia, podemos comenzar a entender porque la película sigue siendo un “must” cada navidad y año nuevo que la pasan por televisión.

Pensemos como el director por un momento: sabemos que a la mayoría del público femenino le gustan las historias de amor que incluyan una pelea entre clases sociales ¿Pero como vas a evitar que los hombres se aburran con esto? Bueno, pues Titanic tiene poco más de una hora de acción sin parar gracias al impresionante hundimiento. Básicamente James Cameron dirigió dos películas al mismo tiempo.

Pinterest
Titanic

Esto no sería suficiente si los protagonistas no lograran convencernos de que su amor es más fuerte que todo y aun siendo jóvenes, Kate Winslet y Leonardo DiCaprio demostraron porque son hasta el día de hoy considerados dos de los mejores actores del séptimo arte. La química entre ellos es tan grande que no dudas de su amor en pantalla y hasta ha ocasionado que muchos fans crean que la pareja de amigos sean amantes en secreto, pero ellos mismos admiten que nunca sintieron ese tipo de conexión.

James Cameron explora la división social en Titanic

No hay un mejor ejemplo de la tremenda división social que en el microcosmos que fue el Titanic, donde la clase alta tiene grandes habitaciones decoradas en fina madera y oro mientras que la tercera clase apenas tiene espacio para dos literal compartidas entre extraños. Cameron mostró que pertenecer a alguna de estas clases no siempre era lo que te definía. Rose era miserable en la monótona rutina hipócrita de los ricos y Jack era alguien que prefería la soledad y no le interesaba aspirar a tener riquezas, como dice “soy feliz con papel para dibujar y un lugar para dormir”.

Pinterest
Titanic

Cuando miramos más a fondo, notamos la atención al detalle que Cameron y la producción pusieron para reconstruir el famoso barco hasta el punto de que la vajilla es exactamente la misma que se utilizó en el trágico viaje. Cameron está tan comprometido con la realidad que años después cuando un astrónomo notó errores en el cielo estrellado de varias escenas, el director arregló este detalle para la versión que se vendió en blu-ray.

No podemos olvidar que Titanic también tiene una de las canciones más románticas jamás escritas para una película. My Heart Will Go On, interpretada por Celine Dion, le otorgó más fama a la franco-canadiense que hace uso de todo el poder de su voz para despertar emociones en todos.

Titanic es una película que probablemente jamás vuelva a repetirse con semejante éxito pues todo lo que debía salir bien, le salió bien y es por eso que el público se mantiene fiel tras dos décadas.